Final Course Update

Leer en Español

This Independent Study has finally come to an end with the culminating trip to Argentina, and Borges-inspired tour around Buenos Aires. There were various highlights throughout this tour, and I am excited to share them in this blog post. 

The journey began in a Starbucks in San Telmo, the oldest neighborhood in Buenos Aires. There, I met with my Argentine professor (Gabriel Cortiñas) for the first time in person. After having spent months meeting with him weekly through Zoom, it was a delight to actually meet him and share a conversation face-to-face. From the Starbucks we took a left, walked down until we reached a corner, and took the following pictures:  

Prof. Cortiñas explained to me how this same neighborhood we were in, San Telmo, had once been a bustling and prosperous area in Buenos Aires. He told me about how it contained large swathes of wealthy Argentine citizens, leading to the development of grandiose expensive buildings and houses throughout the neighborhood. However, with the yellow fever epidemic of 1871, this wealthy population fled the area, leaving hundreds of vacant estates behind.

We remarked about this history for a while, and continued moving around San Telmo — venturing through markets and interesting buildings. At one point, we finally landed at our first site that was specifically significant in regards to Borges: a zaguán (the plural being zaguanes). This word native to Argentina refers to a sort of central hallway leading to the main courtyard of a residence. Neighborhoods like San Telmo are rich with these zaguanes, truly making them a staple of Buenos Aires. In regards to Borges, he seemed to have almost an obsession with zaguanes — referring to them constantly throughout various poems and stories. Below is the picture I took of the zaguán we found together, and two poems where Borges mentions and refers to a zaguán (translations are in the captions):

I have seen the Pampa
from the courtyard of a house in Buenos Aires
When I went inside I did not see it.
It was huddled
in the depth of an abrupt guitar.
It only revealed itself
when the right hand brushed the strings.
I do not know what they were telling me;
perhaps it was a gust of air from the North
but I saw the Pampa.
To have watched from one of your patios
the ancient stars,
from the bench of shadow to have watched
those scattered lights
that my ignorance has learned no names for
nor their places in constellations,
to have heard the note of water
in the cistern,
known the scent of jasmine and honeysuckle,
the silence of the sleeping bird,
the arch of the entrance, the damp
–these things perhaps are the poem.

Continuing our journey, we travelled along Calle México (Mexico street) until we stopped at our second significant site: the old headquarters of the National Library of Argentina. We entered the library and Prof. Cortiñas explained how Borges would spend immense amounts of time working there — often having to sleep in its rooms due to its uncomfortable distance from his house. Below is a photo of the outside of the library, two breathtaking pictures I took from the interior, and an information-wall dedicated to Borges:    

As we left to our next site, we began discussing a short story that I was tasked to read before our encounter: Emma Zunz — contained in the compilation El Aleph. We analyzed and disputed the story as we crossed into the neighborhood San Nicolás, and visited the branch of the University of Buenos Aires in which Borges taught English literature for a period of time (pictured below).

Our next stop was a picturesque cafe in the center of Buenos Aires. There, we both had a coffee, and discussed Borges’ poetry as well as the creative piece I have been writing for this course. I took the following artsy picture of one of Borges’ stories in Ficciones, showing the surrounding cafe and street-view of Buenos Aires:

Finally, it was time for us to visit Borges’ former apartment. My initial impression of the residence was one tainted with disillusioned feelings: we had previously discussed how a bronze plaque commemorating Borges would be attached right next to the front door of the apartment, and when we arrived, this plaque was not there. With one look, Prof. Cortiñas told me instantly that it had been stolen, and that bronze robberies were quite common in Buenos Aires. This fed into a previous conversation we had had concerning Argentina’s spotty record in terms of historical conservation: figures like Borges rarely receive commemorative buildings such as museums, and historical sites often receive little to no attention in terms of maintenance. As the initial disappointment quickly passed, I took various pictures of the apartment, and one of Prof. Cortiñas and me standing right outside its door (featured below).

We now had two important sites left to visit, the first of which was the San Martín Plaza. This open, grass-filled area is located in the neighborhood Retiro and, from its center, allowed an excellent view of Buenos Aires. After a few moments spent just taking in the scenery, Prof. Cortiñas pulled out a poem by Borges called La Plaza San Martín, and read it out loud — truly creating a wonderful moment. Below is a video I took of the experience as a whole: 

Reaching the end of our journey, we headed towards our final destination: Recoleta Cemetery. As we navigated its complicated map at the entrance, Prof. Cortiñas explained to me how only the most historically important and wealthy people of Argentina were buried in this cemetery — not including Borges, however, as he died and was buried in Geneva, Switzerland. Throughout our visit of the cemetery, Prof. Cortiñas pointed out various different figures, such as Domingo Faustino Sarmiento (former Argentine president), Bartolomé Mitre Martínez (former Argentine president), Manuel Ocampo (successful structural engineer and part of an aristocratic family), and, most significantly to me, Victoria Ocampo (renowned Argentine writer). Victoria Ocampo was dear friends with Borges, and even published the famous magazine known as Sur with him. Her name frequently appears in the epigraphs of Borges’ stories, showing how dearly he thought of her, and how important she was to his work. Below, I featured one of these epigraphs mentioning Victoria Ocampo alongside a photo I took of her plaque in Recoleta Cemetary: 

With this visit to Recoleta Cemetery, our Borges-tour had finally concluded. Satisfied and exhausted (we had walked for over 3 hours), we met with some of my family at a nice restaurant to have lunch, and reflected over the day. It was truly an unforgettable experience, and an excellent culmination for all the work I have done for this course.

On that note, it is with bittersweet feelings that I say that this will be my final blog post for this Independent Study (except for the final creative piece). I can, without a doubt, say that this was the most enjoyable course I have ever taken throughout my educational life. I treasured every moment learning about the fascinating world of Jorge Luis Borges and Argentine literature — even (if not more so) when the content was highly intricate and difficult to grasp. My Wednesday-sessions with Prof. Cortiñas and Mrs. de Radcliffe were often the highlight of my week, and cemented a beautiful weekly routine that I could always look forward to (this routine would involve brewing of mate, preparing a short story by Borges, and spending hours carefully annotating and analyzing it). Beyond my love for the course itself, I also found that I grew an immense amount as a learner because of it. I gained multitudes of keen insight into the literary world, and have even improved significantly as a Spanish-language writer. 

I know that there will always be a place in my heart for this course, and am incredibly thankful for having received the opportunity to be a part of it.

b

NOTE: I would like to give a special thanks to both Prof. Cortiñas and Mrs. de Radcliffe for all of the tremendous help they lent me in both the creation and execution of this course. Their dedicated assistance was key to the success of this Independent Study, and was one of the main contributors to my enjoyment of the content.

NOTE: Additionally, I would like to thank the Jack Linger Explorers Grant for their generous funds (used to assist my trip to Argentina).

A picture taken on 11/10/2021 of Prof Cortiñas, Mrs. de Radcliffe and I hard at work

Análisis: “El Libro de Arena”

Read in English

Nota 1: para poder entender por completo el análisis siguiente, se recomienda leer antes el cuento “El Libro de Arena.” Un enlace a esta historia está colocado al final del análisis.

El Libro de Arena, de Jorge Luis Borges, es un cuento de mucha importancia considerando la evolución de la obra de Borges a través de las diferentes etapas de su vida. Cuando Borges lo publicó por primera vez, tenía 76 años, y ya estaba a una década de su fallecimiento. Aún en plena vejez, la capacidad mental de Borges seguía siendo impecable: todavía era el genio que siempre fue. 

Desafortunadamente, el estado de su cuerpo era una historia diferente. Empezando en 1928, la calidad de la vista de Borges habría comenzado a deteriorarse, hasta llegar a que él fuera completamente ciego en 1953 (a los 54 años). Para poner algunas de sus diferentes obras en contexto, Ficciones (la colección de cuentos de la cual he analizado múltiples obras en posteos previos, y se considera uno de sus obras más famosas) fue publicado por Borges en el año 1944, y El Aleph (otra colección de cuentos de la cual he analizado varios) en el año 1949. Ambas obras contienen historias que son consideradas las obras maestras de Borges, y ambas también fueron publicadas años antes de que Borges quedara ciego. El Libro de Arena, sin embargo, fue publicado en el año 1975, unos cuantos 22 años después de haber perdido su vista por completo. En el momento en que lo escribió, él dependía completamente de un transcriptor que anotaba cualquier frase o pensamiento que se le ocurría. Lógicamente, para cualquier escritor en el mundo, este tema llevaría consigo varios problemas: el escritor no puede escribir notas o ideas cuando aparecen de repente en la mente, el escritor no puede mirar lo que ha escrito y basar sus próximas palabras en ese contenido, el escritor no puede superar la velocidad de su transcriptor en su dictar, y miles otras complicaciones. Una mente tan particular e inteligente como la de Borges, sin embargo, pudo superar estos temas, pero todavía sólo hasta cierto punto.

El Libro de Arena contiene dos aspectos notables distribuidos en su contenido que demuestran los efectos específicos que causó la ceguera en la escritura de Borges. La primera tiene que ver con la complejidad del lenguaje en el cuento. Cuando se compara El Libro de Arena con casi cualquier otra obra de Borges, hay un cambio claro en la complejidad de la prosa y en las palabras que eligió incluir. El cuento en sí es bastante fácil de entender, y yo, alguien que a menudo tiene que buscar palabras desconocidas en el diccionario, casi no tuve problemas con su vocabulario. Esto es claramente el resultado de Borges no poder formular, editar, o pulir las frases que construía a través de una plataforma física.  

El segundo aspecto notable de diferencia de estilo que se puede notar a lo largo de esta obra es la forma en la cual repite iconografía borgeana clásica. Esto, en una manera mucho más suave, es un aspecto siempre presente en las obras de cualquier gran autor: siempre hay figuras, conceptos, ciertas palabras, objetos, o aún frases que aparecen por lo menos sutilmente en todas las escrituras de tales autores. Para Borges, esta iconografía incluye mayormente al infinito y a la literatura en sí (aparecen varios libros e instantes donde leer es beneficioso dentro de las obras de Borges). En cualquier otra obra de Borges, esta iconografía va acompañada por el contenido y la estructura de una trama que, por su fuerza innata, lo diluye, y causa que casi entre a un segundo plano de importancia. Sin embargo, El Libro de Arena tiene en sí una saturación casi demasiado fuerte de esta iconografía, causando que su trama se acerca a ser predecible en ciertas partes. El cuento literalmente se trata de un vendedor de biblias que muestra a un hombre un libro (llamado “el libro de arena”) que contiene una cantidad infinita de páginas. Obviamente tiene un grado de complejidad más allá de este resumen básico, pero no lo suficiente para que se considere uno de sus cuentos maestros. 

Es importante ser claro y explicar que cambios como estos, mientras podrían ser impactantes en el estilo general de la obra de Borges, para nada señalan que esta obra sea mala, o inherentemente baja en calidad. Simplemente, por circunstancias completamente fuera del control de este brillante autor, ciertos cambios surgieron y perduraron en su escritura. Es más, el hecho de que Borges, en la condición en la que se encontraba, pudiera llegar a producir una obra a la altura de la complejidad como esta, demuestra su enorme capacidad mental y su talento desconcertante hacia la literatura.

Enlace de la historia: https://www.ingenieria.unam.mx/dcsyhfi/material_didactico/Literatura_Hispanoamericana_Contemporanea/Autores_B/BORGES/arena.pdf

Análisis: “El Aleph”

Read in English

Nota 1: para poder entender por completo el análisis siguiente, se recomienda leer antes el cuento “El Aleph.” Un enlace a esta historia está colocado al final del análisis.

Jorge Luis Borges tuvo varios motivos e inspiraciones para escribir el cuento “El Aleph” (ahora situado en el libro “El Aleph”). Cuando lo escribió, todavía trabajaba en la biblioteca de su barrio. No tenía ni de cerca la fama que iba a tener en los años que se acercaban, y lo publicó como un cuento solo a través de un periódico. Sin embargo, un tema subyacente de esta historia es la parodia de los gestos y obras del autor chileno Pablo Neruda. Borges usa personajes paródicos, la trama de la historia, y elementos de detalle para pintar a Neruda como pomposo y grandilocuente, y también para mostrar lo absurdo en sus metas abstractas. Todo esto lo hace sin su título legendario en el mundo literario, entonces mostrando la fuerza de su pasión por compartir al público sus ideas, impulsado por su confianza incesante. Esta faceta de su cuento es muy importante para poder entenderlo por completo, pero no va a ser el enfoque de este posteo. En cambio, voy a analizar el otro gran tema de “El Aleph”: la fascinación que tiene Borges con los conceptos abstractos de la matemática, especialmente el infinito.

El tropo del infinito ha aparecido a menudo en las obras de Borges, a veces de maneras sutiles o apariencias casi sin importancia para la trama, pero siempre con la misma infatuación y perplejidad con su naturaleza. En este cuento, Borges elige mostrar al infinito como un concepto físico, y describir cómo parecería y funcionaría en ese plano de la realidad. Cuenta cómo Carlos Argentino (un conocido del protagonista y el descubridor original de este infinito físico) le pone el nombre “Aleph” al infinito que descubrió, y se lo muestra al protagonista (inferido que probablemente sea el mismo Borges) después de haber acreditado al infinito por su éxito como poeta. Finalmente llega el momento en el cuento cuando Borges explica cómo el narrador percibe a este Aleph, algo que, para el protagonista, su “temerosa memoria apenas abarca”. Borges describe una “pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor,” una que, al mirarlo, causa al narrador ver “cada cosa … desde todos los puntos del universo.” Sigue más o menos una página entera detallando una lista de las infinitas cosas que puede ver el protagonista, incluyendo a su “propio dormitorio sin nadie,” un “cáncer en el pecho,” “todas las hormigas que hay en la tierra,” y aún “el Aleph, desde todos los puntos.”

Aunque sea interesante explorar cómo Borges describe al infinito cómo objeto físico, lo verdaderamente importante es analizar las razones detrás de esta decisión. Es obvio que una parte grande de esta intención se encuentra en su (ya mencionada) fascinación con el concepto del infinito en sí. Sin embargo, la manera en que Borges lo describe con tanto detalle, explica con tanta viveza cómo funciona, y lo atribuye con tanta importancia e intelectualidad, señala quizás a una especie de simbolismo hacia la naturaleza humana. Más específicamente, la parte de la naturaleza humana que provoca tanta curiosidad en nuestras mentes implacablemente inteligentes que nos inspira a crear un concepto más allá de lo físico: en este caso, el infinito. Esencialmente creamos una teoría de la nada, y lo validamos con nuestras propias reglas inventadas (también conocidas como una axiomas), creando así un concepto imperceptible que no tiene anclaje dentro del mundo natural que nos rodea. Borges, entonces, toma este concepto saturado por su naturaleza con rasgos humanos, y lo transporta a nuestro mundo real. Quizás está mostrando la gravedad innata de nuestra naturaleza por crear conceptos no físicos, al mostrar cuán incomprensibles y desconcertantes serían si alguna vez se encontraran en nuestro mismo nivel de realidad.

Enlace de la historia: https://www.literatura.us/borges/elaleph.html

End of Quarter Reflection

No hay versión en Español

Análisis: “Funes el Memorioso”

Read in English

Nota 1: para poder entender por completo el análisis siguiente, se recomienda leer antes el cuento “Funes el Memorioso.” Un enlace a esta historia está colocado al final del análisis.

La obra “Funes el Memorioso” de Jorge Luis Borges tiene mucha conexión con el mundo médico. El cuento describe a Ireneo Funes, un señor que anteriormente se conocía como alguien que “miraba sin ver, oía sin oír, [y] se olvidaba de todo, de casi todo.” Al caerse de un caballo, Funes se enfrentó con un trauma cerebral intenso, y se quedó completamente paralizado en las piernas. Desde ese momento, cuando recobró su conocimiento después de haber caído del caballo, la mentalidad de Funes cambiaría para siempre: sentiría que “el presente era casi intolerable de tan rico y tan nítido” y descubriría que también ganó la capacidad de acordarse de todas “las memorias más antiguas y más triviales.” Funes esencialmente desbloquea la habilidad de una memoria fotográfica, y empieza a distinguir entre los objetos en una forma basada en esta memoria. Él ya no puede percibir más conceptos generales o universales: sólo puede comprender a los millones de detalles específicos que forman a sus recuerdos y percepción.  

En un artículo publicado en La Nación (un periódico importante de Argentina), un neurólogo opina sobre el caso de Ireneo Funes, intentando llegar a una razón realista que explique su condición. Esta perspectiva científica se compara interesantemente con las raíces filosóficas detrás de este cuento por Borges. Para analizar bien esta comparación, es importante definir exactamente qué están diciendo ambos.

Conceptos ligados a la filosofía metafísica, como los que se ven en la obra de Borges, no tienen mucha importancia en el estudio publicado en La Nación. Allí, Ricardo Olvidada (uno de los autores que contribuyeron al estudio) argumenta de una manera fría y mecánica cómo este caso de Funes el memorioso podría manifestarse en el mundo real. Explica cómo “probablemente a Funes la caída del caballo le generó un hematoma, una lesión frontal que potenció lo que previamente tenía y le dio esa habilidad absoluta.” También intenta razonar la necesidad que tiene Funes de enfocarse en lo específico en vez de lo general, sugiriendo que “en el caso de Funes, la sensorial y la episódica son claves y son las que él tiene sumamente desarrolladas, pero sin poder acceder a la memoria semántica, a la conceptualización.” 

 “Funes el Memorioso” fue escrito por Borges bajo la lente de la filosofía nominalista. En términos básicos, la filosofía nominalista consiste en hacer una distinción particular entre las preguntas grandes del universo, y las preguntas triviales de los humanos: que las preguntas grandes del universo nunca tendrán una respuesta concebible para los humanos. Es decir, proponen, en una forma anti-platónica, que lo que nosotros llamamos “lenguaje,” “lógica,” “pensamiento humano”, y “percepción visual” (para nombrar algunas) son herramientas inútiles para encontrar verdades filosóficas. A Borges le atrajo mucho este concepto por su valor estético, y se ve en muchas de sus obras. En “Funes el Memorioso,” Borges presenta esta perspectiva nominalista al mostrar que aún una especie de arquetipo de un humano (uno que percibe al mundo en una manera tan fuerte que se acuerda en cada momento de una forma exacta) no tiene la capacidad de pensar de verdad. Explica que “pensar es olvidar diferencias, es generalizar, abstraer. En el abarrotado mundo de Funes no había sino detalles, casi inmediatos.” Al mostrar cómo aún la cúspide de la intelectualidad humana no puede pensar verdaderamente en un sentido abstracto, Borges está cimentando la idea de que nosotros, como humanos, nos falta una pieza crítica para comprender las verdades del universo (las que consisten de estas ideas abstractas).

Considerando ya ambas perspectivas hacia el cuento, nos damos cuenta de la innata ganas humana de derivar la verdad de cualquier aspecto de su vida. Aunque le pongamos el nombre de “filosofía,” o el nombre de “neurociencia,” claramente lo que nos interesa más es explicar por qué las cosas son como son…

Enlace de la historia: http://users.clas.ufl.edu/burt/spaceshotsairheads/borges-funes_el_memorioso.pdf

Enlace del artículo: https://www.lanacion.com.ar/cultura/ireneo-funes-el-memorioso-nid1338758/

Posteo Reflexivo: “El Jardín de Senderos que se Bifurcan”

Read in English

Nota 1: para poder entender por completo el análisis siguiente, se recomienda leer antes el cuento “El Jardín de Senderos que se Bifurcan.” Un enlace a esta historia está colocado al final del análisis.

En este posteo reflexivo, voy a considerar las preguntas existenciales, sin respuesta, que aparecen justo cuando nos encontramos con una obra de arte: en este caso, con el cuento “El Jardín de Senderos que se Bifurcan” por Jorge Luis Borges. Voy a elegir dos preguntas que me hayan surgido al leer este cuento, y elaborar mis pensamientos alrededor de estas preguntas.   

¿Cuán sútil/fuerte tienen que ser las señales que nos muestran que nuestra realidad es diferente de lo que pensábamos? 

Esta pregunta también se puede aplicar al concepto general de los libros fantásticos, ya que todos muestran los efectos de tal bifurcación de la realidad. Se me ocurrió este pensamiento cuando estaba leyendo los actos absurdos que ocurrían en el cuento: especialmente cuando Yu Tsun (el protagonista) se encuentra con algunos chicos en un tren que saben exactamente dónde está yendo, y con quién se va a ver. Esto ocurre sin que Tsun dé ni una indicación de esta información, ya que los chicos se acercaron solos, y le dieron información sin que Tsun la pidiera. Aunque fue extraña la situación, Yu Tsun lo ignoró por completo, y siguió las direcciones de los chicos. Puede ser que su ignorancia a lo absurdo sea la forma metafórica en la cual Borges nos cuenta que es imposible darse cuenta si nuestra realidad se bifurca. Como todos, he visto muchas coincidencias en mi vida, como cuando por el azar pienso en una canción y aparece en la radio, o cuando me encuentro con gente conocida durante viajes internacionales. ¿De qué forma me daría cuenta si estas coincidencias representaban una separación de la realidad? ¿No se podría técnicamente describir lo que pasó con Tsun y los chicos como una gran coincidencia?    

¿Es nuestro propósito en la vida encontrar el significado verdadero de nuestra realidad? 

Yo a menudo pienso en esta pregunta: aun antes de leer “El Jardín de Senderos que se Bifurcan.” La filosofía tienta a mi curiosidad, y siempre se queda en un rinconcito de mi mente. Antes que hable de esta pregunta en relación al texto, quiero responder desde mi perspectiva. Sí, yo pienso que es nuestro propósito encontrar el significado verdadero de nuestra realidad. Nadie en este mundo sabe por qué realmente está acá, o de qué se define la realidad que nos rodea (tenemos muchas teorías, sin embargo). Nos hemos acostumbrado al punto que ya no nos parece extraño nuestra realidad, pero es. Entiendo que todos tenemos diferentes metas en la vida, y que muchas de dichas metas son para disfrutarla lo más posible (algo que tal vez no sería posible si todos la pasamos intentando descubrir la naturaleza verdadera de nuestra realidad). No obstante, quiero que mi propósito sea hacer trabajos y estudios que se relacionan a definir nuestra realidad: específicamente, trabajar para definir en concreto de qué exactamente se consiste la conciencia humana. En el cuento, el abuelo de Yu Tsun, Ts’ui Pên, pausa a toda su vida lujosa de ser el gobernador de Yunnan en búsqueda de esta pregunta de nuestra realidad: a través de la forma de composición literaria. Claramente, su familia no estuvo muy de acuerdo con lo que eligió hacer, y está escrito que “a [la] muerte [de Ts’ui Pên], los herederos no encontraron sino manuscritos caóticos. La familia, como usted acaso no ignora, quiso adjudicarlos al fuego.” Esto muestra que en el cuento, capaz lo racional sería favorecer a tu bienestar sobre perseguir el significado de nuestra realidad. Al final, sin embargo, descubrimos que esta obra sí tenía un significado importante y no valía la pena ser “adjudicado al fuego”: tal vez mostrando la verdadera inestabilidad en nuestra búsqueda de preguntas existenciales.

Enlace de la historia: https://www.literatura.us/borges/jardin.html

Significant Progress (9/10/21 — 10/08/21)

Leer en Español

It has been four weeks since my last course update — I have certainly made great progress. During these four weeks, I have also had four Zoom sessions with my Argentine professor, and have read six additional short-stories. My knowledge about Borges has been steadily increasing, and will continue to do so as we dive deeper into his more well-known works. 

Throughout these four weeks, the most significant of what I have learned involves the genres that Borges writes in. Concerning Borges after he moved on from his “criollismo” phase, I learned that parts of his work can be generally categorized into three main genres: “fantastic” literature, crime fiction literature and conceptual literature. These categories have proven to be extremely useful to consider in my analysis of Borges’ work, as they help guide me through his intentionally complex prose. The first one I mentioned — “fantastic” literature — is by far my favorite, and is what initially attracted me to Borges’ work. It deals with a type of fiction which presents both a feasible reality, and a split away from said reality. This split is intentionally ambiguous, and causes the reader to doubt if what they are reading is realistic reality or metaphysical. I studied this genre in both “Las ruinas circulares” (I wrote a blog about this one) and “El milagro secreto” and analysed the significance of its presence in Borges’ work. 

Along with “fantastic” literature, I also read my first work centered around crime fiction: “La muerte y la brújula.” The basic outline of any crime fiction work (NOT by Borges) involves a crime, a criminal, an ignorant policeman and an intellectual detective. They also usually end with the side of the law becoming victorious over the side of crime. Borges completely contorts this genre into his own form, and adds specific features that are unique to him — something that I have been learning to seek out, and am increasingly becoming better at spotting. 

The final genre I learned about was the conceptual genre — by far the most complicated one for me to understand. The premise of this genre is simple: all of what a conceptual fiction piece is trying to do is present a concept, and operate under the rules of such a concept. We studied this in Borges’ “Examen de la obra de Herbert Quain,” and even after a full session I still found myself confused. As we read more conceptual fiction pieces, I am sure this confusion will slowly begin to dissipate. Confusion, in my mind, is just another step in the complicated process of learning — I try and thus treat it accordingly, and appreciate its function in stimulating my mind.     

The other two works I read were “La lotería en Babilonia” (I wrote a blog about this one) and “El otro duelo” — both realistic fiction works, the former dealing with a society based around the lottery, and the latter dealing with an anecdote during the Argentine civil war. 

I still find myself loving every aspect of this independent study, and can truly feel myself growing as a learner.

A photo taken during our seventh class on 10/06/21
A photo taken during our seventh class on 10/06/21

Análisis: “La Lotería en Babilonia”

Read in English

Nota 1: para poder entender por completo el análisis siguiente, se recomienda leer antes el cuento “La Lotería en Babilonia.” Un enlace a esta historia está colocado al final del análisis.

Nota 2: es posible que el contenido de este blog se vaya modificando mediante ediciones, ya que posteriormente se me podría aclarar que me equivoqué en las suposiciones / comentarios que hice.

“La lotería en Babilonia” describe a un pueblito llamado “Babilonia” donde su sistema gobernante se basa alrededor de la lotería. En esta situación extraña, la lotería decide cada aspecto de la vida de los ciudadanos: desde forzar que una persona vaya a la cárcel por una cantidad de días, hasta regalar inmunidad completa a alguien para cometer cualquier delito que desee durante un año. Todo esto es supervisado por la “Compañía” todopoderosa y es ampliamente aceptado por todo el público. Para alcanzar el poder que la Compañía posee, Borges muestra varias formas en que esta utiliza mecanismos de control social para influir a la gente de Babilonia hacia su lado. Esto es lo que voy a analizar en este blog.

Es claro en el cuento que, al comienzo, el sistema de la lotería se considera como algo más o menos inestable; la gente rápidamente deja la lotería cuando ven que no les interesa, y no juega un rol importante en sus vidas. El primer mecanismo de control social que emplea la Compañía es para solucionar este problema. Logra esto al hacer una “interpolación de unas pocas suertes adversas en el censo de números favorables.” Es decir, la Compañía crea una situación donde perder ya no es lo peor que puede pasar: se puede perder y también recibir una penalidad. Al crear un nuevo riesgo en este sistema, la Compañía logra crear estigmas sociales que presionan a los individuos a participar en el sistema. Explica el texto que, con estos nuevos estigmas, cualquier persona que no participaba en las loterías se consideraba un “pusilánime, un apocado.” Esto terminó siendo extremadamente útil para la compañía, ya que crearon una situación donde “era despreciado el que no jugaba [la lotería].” 

El segundo mecanismo de control social que utiliza la Compañía es usar las emociones fuertes que tiene el público hacia la lotería para ganar poder sobre el estado. Para hacer esto, tuvieron que “solucionar” un gran problema: la falta de acceso de todo el público a la lotería, incluyendo a los pobres. Básicamente, se envió un mensaje a la gente que, si querían acceso total a la lotería (haciendo que la lotería sea completamente gratuita), tenían que dejar que “la Compañía aceptara la suma del poder público.” Al mostrar esto, Borges está, hasta cierto punto, parodiando las características y comportamiento de una institución populista; muestra que la Compañía hace lo que le parece mejor a la gente, mientras que esconde cómo se beneficia más de esas decisiones. 

La última forma en que la Compañía empleó mecanismos de control social fue al convertir a la lotería en secreta. Hicieron esto al mismo tiempo que eliminaron el pago de la lotería, y a través de esto lograron crear sensaciones de incertidumbre en las masas de Babilonia. Estas sensaciones surgieron ya que no se podía saber más cuáles acciones eran por el libre albedrío, o por orden de la lotería. Al crear estas sensaciones en el público, la Compañía logró enmascararse en la incertidumbre: ya no se podía argumentar que controlaba a la vida de las masas, ya que la gente individualmente ni siquiera podía distinguir el libre albedrío del control.

Enlace de la historia: https://www.ingenieria.unam.mx/dcsyhfi/material_didactico/Literatura_Hispanoamericana_Contemporanea/Autores_B/BORGES/babi.pdf

Análisis: “Las ruinas circulares”

Read in English

Nota: para poder entender por completo el análisis siguiente, se recomienda leer antes el cuento “Las ruinas circulares.” Un enlace a esta historia está colocado al final del análisis.

Para entender el análisis siguiente, hay que tener un poco de contexto sobre los dos linajes de Borges, y cómo influyeron en su vida. El lado paterno de Borges se asocia con lo intelectual y europeo. Se considera cercano al partido político “Unitarios” de ese tiempo, y valora lo que tenga que ver con la ciudad y lo civilizado. Su lado materno, no obstante, se asocia más con la ignorancia, y lo americano. Este lado se queda más cerca al partido de los “federales,” ya que también valoran el campo y la barbarie. Estos dos linajes estaban peleando constantemente en la cabeza de Borges, y esta pelea, dicen algunos expertos, se puede ver en cualquier obra suya. A veces domina el linaje de su madre, a veces el de su padre, o a veces se le llama atención a ambos dentro del cuento.

Hay muchas razones por la cual no se espera que el cuento “Las ruinas circulares” se relacione con el lado paterno de Borges. Desde el principio al final, el cuento trata de un bosque salvaje que contiene tribus antiguas: algo que fácilmente se podría asociar con la barbarie y el campo. Aún el forastero, al principio, está representado como un salvaje bruto que queda “mareado y ensangrentado” al trepar sobre la orilla con desesperación. Al analizar el contenido del cuento, sin embargo, nos empezamos a dar cuenta que, aunque muestra algunas imágenes salvajes, es un cuento mayormente basado en valores intelectuales y civilizados. Para empezar con lo más literal, la prosa en sí del cuento es extremadamente compleja y refinada. Esto contrasta en una manera fuerte con la prosa de “Hombre de la esquina rosada”, cuya voz narrativa simula a la de un matón con poca educación. Pasando al contenido, la historia en sí se trata de alguien que quiere manifestar a una persona en este mundo: uno que sea lo suficientemente inteligente, y que merezca vivir en este mundo. Se muestra en varios momentos que el forastero usa la plataforma de una clase escolar para encontrar a la persona que más se alinea con estos rasgos. Este aspecto de relacionar lo intelectual con lo codiciado en crear un ser humano es algo completamente encapsulado por los valores del linaje del padre de Borges. En general, todo su enfoque en el proceso físico de formar este ser está basado en estos mismos rasgos intelectuales: casi como formar un rompecabezas intrincado.

Enlace de la historia: http://www.ispbrown.edu.ar/accesorios/noticias/itinerarioxmundocultura/las_ruinas_circulares.pdf

El Criollismo en la Literatura Argentina

Read in English

En los primeros tiempos de la nación Argentina, la definición de lo que verdaderamente era considerado “argentino” era ampliamente debatido e inestable. Por esta razón, se hizo predominante el concepto de “criollismo”. La palabra autóctona de Argentina básicamente describe el cruce entre los aspectos indígenas y los aspectos europeos del país. Muchos aspectos pertenecen al criollismo, pero lo más notable era el concepto de lo gauchesco y el lugar en el que residían (la llanura). Lo más cercano a un arquetipo de esta palabra era el libro “Martín Fierro” escrito por José Hernández en 1872 (sólo cincuenta y seis años después de la independencia de Argentina). El libro trata de la historia de un gaucho rudo y es considerado la base fundamental de la literatura criolla y, por lo tanto, de la literatura argentina. 

Jorge Luis Borges empezó a escribir justo en una época en la que se valoraba lo criollo, y estos valores están impresos abundantemente en sus primeros trabajos. Varios de estos trabajos se destacan mayormente por estar teñidos con valores criollos, en una manera tan fuerte que muchas veces luce como una obsesión. Logra hacer esto de varias maneras, como con su pasión implacable de conectar sensaciones criollas a conceptos que no deberían estar conectados con ello.

Esta noción la demuestra claramente en su poema “En lo profundo de una brusca guitarra,” en donde habla de cómo puede ver a “(…) la Pampa / desde el traspatio de una casa de Buenos Aires” al escuchar el rasgueo de una guitarra. Esto, lógicamente, no tiene sentido: aunque en el momento en que lo escribió Buenos Aires era muy diferente a la ciudad urbana que es hoy, aún en ese momento era bien distinta a la llanura de la pampa (además de estar lejos de ella). Aquí Borges está intencionalmente relatando dos ambientes físicamente distintos para mostrar metafóricamente el significado de la pampa y la vida gauchesca y como, cuando está incitando a pensar de lo que es ser argentino (en este caso por el rasgueo de una guitarra), le aparece inmediatamente esta imagen criolla. Luego en el poema menciona como este sonido de la guitarra también le causó ver “a ella / cuyo recuerdo aguarda en toda música”. Al mencionar como él también piensa en una cierta mujer que extraña, y conectar esto con el mismo estímulo que lo hizo pensar en la pampa, Borges esencialmente está vinculando el concepto de la nostalgia en su definición de qué es ser argentino; todos podemos relacionarnos con la nostalgia que nos puede agarrar al pensar de una pareja que ya no está en nuestra vida. La nostalgia juega un papel importante en la cultura tradicional de Argentina (y lógicamente en el criollismo también). Al estar compuesta por  inmigrantes de Europa, en Argentina a menudo había una sensación de nostalgia hacia su lugar de origen. Esta sensación se refleja muchas veces en la letra de los tangos argentinos, y se presenta aquí de una manera elegante y sutil a través de la prosa hermosa de Borges.

Enlace al Poema: http://zumo-de-poesia.blogspot.com/2019/11/en-lo-profundo-de-una-brusca-guitarra.html